Ciberseguridad Brigard Urrutia

Hace algunos meses uno de nuestros clientes se acercó a nuestras oficinas a consultar nuestra opinión acerca de una situación que lo tenía realmente molesto. Según su relato, a principios del año se preparaban para lanzar una campaña de mercadeo en la que habían invertido muchas horas de trabajo y dinero, este último representado entre otras, en carpas, stands y diferentes artículos promocionales. No obstante, días antes de salir con esta campaña, su competencia directa se adelantó con una idea prácticamente idéntica. Hasta ese punto, todo parecía ser un hecho causado por cuestiones de mala suerte y quizás de timing.

Nuestro Cliente inmediatamente se puso a la tarea de realizar otra campaña de mercadeo, esta vez mucho más agresiva y costosa, teniendo en cuenta la ventaja que su contraparte había alcanzado al adelantarse en la campaña anterior. Sin embargo, pocos días antes del lanzamiento de la campaña la competencia salió nuevamente con una idea prácticamente igual.

Ante esta situación nuestro cliente se acercó a nosotros y nos pidió consejos para llevar a cabo una investigación interna, ya que a su juicio, la situación podía haber sido ocasionada por algún empleado que vendió la información. No obstante, cuando preguntamos por la cantidad de personas que conocían las campañas, pudimos ver que el círculo era muy reducido, y en el, sólo había empleados de confianza.

Dado lo anterior, nuestro equipo de Ciberseguridad se desplazó a las instalaciones del Cliente, y se dispuso a elaborar un diagnóstico en el que se revisó la seguridad de las redes, los equipos y de algunos contratos con los encargados de brindar la seguridad tecnológica a la entidad.

El resultado de nuestra tarea no nos sorprendió, efectivamente logramos entender que nuestro Cliente venía siendo víctima de ciberataques y que su información, había sido filtrada a la competencia. Recaudamos las pruebas con la debida cadena de custodia y una vez estudiada la situación procedimos de la siguiente manera:

  1. Cerramos las brechas de ciberseguridad y aseguramos la documentación y la información privilegiada.
  2. Nuestro equipo de litigios entabló las correspondientes demandas en contra de la competencia, las cuales, con las pruebas recaudadas esperamos resulten en fallos favorables para nuestro cliente.  

No sobra advertir, que las pérdidas económicas sufridas por nuestro cliente han sido altas. Perdió no sólo las ideas de la campaña, sino un tiempo valioso en materia de ventas, lo que hubiera podido evitarse si se hubiesen realizado los diagnósticos preventivos de ciberseguridad a tiempo.

¿Está usted preparado para que algo así no le pase?

 

Para mayor información contacte nuestro equipo
Compartir estas noticia